malditos diseñadores

Si algo me ha enseñado esta profesión, es que cualquier diseñador gráfico que se precie, roza la impertinencia hasta el punto de llegar a ser un tanto pedante. Pero, ¿quién es ese maldito diseñador y cómo osa meterse con todo lo que ve? 

No siempre somos corrosivos, a veces, de manera pasional e inexplicable, adoramos los detalles que pasan desapercibidos para el resto de la humanidad... 

Me llamo Tatiana Moro y sí, en ocasiones, soy pedante.

Código de barras, leche Hacendado.

  • jueves, 16 de octubre de 2014, 5:00 pm
  • | Tatiana