niños raros, con profesiones raras

Los colegios de esta sociedad acostumbran a estar llenos de futuros bomberos, futbolistas, veterinarios o astronautas. A veces, los niños menos niños, hablan de ser abogados, ingenieros, médicos o incluso presidentes del gobierno (por sus ideales radicales a favor de Mickey Mouse). En su casa, se habla de las profesiones tradicionales, las de toda la vida y las que siempre han sido profesiones de bien.

Con el paso del tiempo, algunos de esos niños, van desarrollando una personalidad diferente, una personalidad que los hace raros, pero no raros frente a sus semejantes, raros para algunos adultos. Esos adultos que hablan de la importancia de las matemáticas y la lengua, y echan por tierra los sueños de los que prefieren pintar con los dedos o hacer solos de triángulo.

La fuerte personalidad, que en ocasiones les sobra a los niños, y les falta a las personas de cabeza "bien amueblada", hace que se decanten por un futuro diferente, por las profesiones raras; aquellas que la gente común no puede describir, no sabe catalogar o directamente no quiere comprender. Profesiones normalmente artísticas, visuales o relacionadas con la comunicación. Con alta carga creativa, con mucha personalidad propia, y con un alto nivel de molosidad

Imagen; The Conmunity - Pop Culture Geek

A día de hoy, y considerándome perteneciente a este colectivo siendo diseñadora gráfica, tengo la suerte de conocer a varias personas, que en su momento fueron niños raros,...

Aunque a veces, cierta parte de la población se opone a la evolución, debemos tener en cuenta, que algunos oficios tradicionales han ido desapareciendo para dar paso a las nuevas profesiones. En pleno siglo XXI, debemos abrir nuestro abanico de posibilidades profesionales, y debemos dejar de intentar que nuestros hijos estudien lo "bueno", lo que les "va a sacar de pobres" o lo que "no pude estudiar yo". 

Al contrario de lo que piensan algunos ministros de educación, estoy segura de que la educación artística no distrae, sólo educa.

  • domingo, 8 de marzo de 2015, 9:40 pm
  • | Tatiana